c462ff7b5f06fbd583a73ff6769109d3

Cómo aumentar tu inteligencia emocional

Sigue siendo la primera semana de enero, por lo que seguimos estando a tiempo para ponernos propósitos de Año Nuevo. Ya te he dado algunas recomendaciones sobre este tema pero, hoy, quiero hablar sobre una meta que, aunque es súper importante, muy pocas nos ponemos. Mi recomendación del día es que, este año, te enfoques en mejorar tu INTELIGENCIA EMOCIONAL. ¿Te has preguntado por qué hay personas “muy inteligentes” que fracasan en sus negocios, mientras otras con un coeficiente intelectual más modesto triunfan? Pues, resulta que la diferencia radica nada más y nada menos que en la inteligencia emocional.

“No se puede tener éxito solo dependiendo de nuestras facultades intelectuales, sino que el manejo correcto de las emociones son la piedra angular del éxito”. —Daniel Goleman


Hoy, quiero compartir contigo cinco claves BÁSICAS para aumentar tu inteligencia emocional y, por ende, aumentar tu probabilidad de éxito en la vida:


1. Detecta las emociones que hay detrás de tus actos:

No puedes eliminar tus emociones, entonces debes ser capaz de conectar con ellas y entender cómo influyen sobre ti. Cuando algo te haga actuar o sentir de una determinada forma, párate un segundo, reflexiona sobre la emoción que hay detrás y encuentra su origen. Al principio, quizás no sepas por qué actúas o te sientes como lo haces (no te desesperes, no estás entrenada para hacerlo) pero, a medida que vayas centrándote en tus sentimientos, empezarás a encontrar las respuestas.


2. Amplía tu vocabulario emocional:

No digas que estás “triste” si las palabras que mejor describirían tu estado emocional serían “decepcionada”, “desanimada” o “herida”. Sé lo más específica posible. No dominar el lenguaje limita el conocimiento de lo que estás experimentando, creando la sensación de que no sabes lo que te pasa.


3. Descubre el mensaje oculto de tu lenguaje corporal:

Si te cuesta identificar tus emociones, fijarte en tu lenguaje corporal te dará muchas pistas de lo que está ocurriendo en tu interior. Por ejemplo, hay gente que, cuando se enoja, se cruza de brazos porque empieza a sentirse agredida. Si relacionas este tipo de cambios en el lenguaje corporal con tus emociones, serás capaz de detectarlas mucho antes.


4. Busca el porqué de los demás:

Un error muy común es juzgar, únicamente, la reacción de alguien, en vez de considerar que hay mucho más detrás de ella. Acostúmbrate a pensar en qué sentimientos puede haber detrás de una reacción. Si alguien te está insultando, ¿es posible que te tenga miedo y crea que la mejor forma de defenderse sea alterándote? Buscando el porqué de las reacciones, conseguirás entender a las personas y te costará mucho más enojarte con ellas, ya que comprenderás que casi todo el mundo tiene motivos para hacer lo que hace.


5. Lleva un diario emocional:

Otra forma muy práctica para mejorar tu inteligencia emocional es la de apuntar en una libreta tus sentimientos diarios (sí, al estilo Bridget Jones). Esto es todavía más eficaz cuando escribes a mano en lugar de teclear en una computadora.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print