88780dcda5b51bb22607707d86f6b6a2

Cómo combatir el estrés

La vida, el mundo y hasta nuestra propia mente pueden ser lugares muy caóticos a veces. Probablemente, todas hemos sentido que tenemos que dividirnos en diez partes para poder atender todos los pendientes del día a día. Aunque muchas veces esto sea bueno, ya que significa que tenemos la fortuna de tener trabajos y personas a quienes cuidar, también puede llegar a ser muy abrumador. Para que las cosas nos salgan bien, primero debemos procurar estar en el mejor espacio mental, físico y emocional, lo que significa que autocuidarnos y darnos un respiro bien merecido debería ser tan importante como cualquier otra actividad del día. Dicho esto, quiero compartir contigo tres recomendaciones que, SÍ O SÍ, te ayudarán a aliviar el estrés de la rutina y refrescarán tu concentración.


MANDALAS

Colorear mandalas no solo te regresa a tu primera infancia, haciendo que te sientas en una época de la vida donde la única preocupación era no salirse de la raya, sino que también te otorga un sentido de creatividad y control mientras entras a un estado casi meditativo. Lo mejor de esta actividad es que es totalmente accesible y portable, por lo que podrás llevar tu set para colorear a cualquier lado y tomarte unos minutos de relajación donde sea que estés.


RECONECTAR CON LA NATURALEZA

No por nada ser una plant lady se ha popularizado tanto en los últimos años. Sembrar y cuidar de tus propias plantas es una actividad que te permite tener contacto con la tierra y concentrarte en una sola actividad que conlleva vida. Si tener plantas no es lo tuyo, también puedes hacer un espacio en tu agenda para salir a cualquier área verde que tengas cerca y sentarte un rato en el pasto a meditar bajo el sol unos veinte minutos. No nos damos cuenta, pero nuestro día a día consiste en caminar sobre cemento, alfombras y pisos laminados, así como pasar horas encerradas en cuatro paredes con luz artificial. Así como planeas tu día y le asignas una hora a cada pendiente, también puedes asignar un momento para reconectar con la naturaleza. Literal, no hay nada más sencillo y gratificante.


MASAJES ANTI-ESTRÉS

No, no me refiero a ir a un spa por un masaje de pies a cabeza (aunque no suena nada mal), me refiero a crear la costumbre de darte masajes sencillos, rápidos y profundos a ti misma. Un masaje en el cuero cabelludo, ya sea a la hora de lavarte el pelo o en cualquier otro momento del día, puede ayudar a tus niveles de cortisol y a tu ritmo cardiaco. También, masajear tus manos con tu crema hidratante favorita es un verdadero lujo de la vida. Ah, y no olvides concentrarte en tu respiración mientras haces esto… nada como una respiración profunda para relajarte. No solo alivias el estrés físico y la tensión que se puede acumular en estas áreas del cuerpo, sino que también te tomas un tiempo de ti y para ti en el que sentirás que lo único que existe en el mundo eres tú misma. Es cuestión de aprender a escuchar a tu cuerpo y a consentirlo como se merece, sin necesidad de gastar un solo peso.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print