WhatsApp Image 2021-02-17 at 18.19.00

Cómo reencontrar la felicidad después del divorcio

El principal error que se comete tras el divorcio, a mi parecer, es asumir la mentalidad de que suplir a un hombre con otro es el camino a la felicidad. El objetivo jamás debería ser reemplazar al papá de tus hijos, buscar un proveedor o dejar de sentirte sola; el objetivo, si buscas una nueva pareja, debería ser encontrar a un compañero de vida genuino con quien puedas recorrer todo lo que te queda por delante, en vez de tratar de igualar lo que dejaste atrás. Es importantísimo recordar que la verdadera felicidad nace de la libertad, y esa libertad la puedes tener sola o acompañada, porque viene de ti misma; si escoges estar acompañada, asegúrate que esa persona NUNCA te prive de nada que tu corazón busca.

Eres feliz después del divorcio cuando no tienes expectativas con la gente que conoces. La apertura a conocer a alguien por quien es en verdad y no por quien esperas que sea es un punto clave para voltear la página de tu historia. Por supuesto que puedes saber lo que te gusta y lo que no, lo que aceptas y lo que no, pero no puedes esperar que alguien sea justamente lo que imaginaste por el simple hecho de que cada ser humano es un universo distinto. Eres feliz después del divorcio cuando no sales con cualquiera. Una cosa es no tener expectativas y otra es no tener estándares. Tú sabes quién eres, qué quieres y qué mereces; estar soltera no significa que estás en necesidad de alguien, sino que sabes reconocer que SIEMPRE es mejor estar sola que mal acompañada. Eres feliz después del divorcio cuando eres autosuficiente. Tus relaciones, sí o sí, deben ser algo que te sumen… jamás que te complementen y mucho menos que te resten. No eres la media naranja de nadie por el simple hecho de que no estás incompleta; eres una totalidad que solo necesita de sí misma, pero escoge querer a alguien más.

Por último, me es importante platicarte que, a mi opinión, los hijos siempre van primero. Si tus hijos no están bien, nada más en tu vida va a estar bien; si tus hijos no están en completa paz, necesitas enfocarte en ellos y sus necesidades antes que nada. Esto no significa que no puedes buscar tu felicidad individual, solo significa que debes tener el doble de cuidado de que la persona que escojas como pareja sea alguien genuinamente buena en alma, mente y corazón; alguien que entienda que tienes prioridades fuera de la relación y eso no está a discusión; alguien que respete tus límites y los de tu familia; alguien que te ayude a unir ambas partes de tu vida de la manera más sana, en vez de hacer que te partas en dos. Mi recomendación para ti: ten un año de relación impecable y luego presenta a tus hijos; créeme que no es tanto tiempo como parece, la vida vuela cuando se es verdaderamente feliz.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print