097a39d3bfab1f6053f84747d20a352b

CÓMO SER TU VERSIÓN MÁS ATRACTIVA POR DENTRO Y FUERA

Si te digo la palabra “atractiva”, ¿qué es lo primero que te viene a la mente? Para muchas, la respuesta tendrá que ver con un físico lindo y llamativo; para otras, puede ser una forma de ser simpática y cautivadora. Para mí, esa palabra es una combinación de ambas cosas. Antes que nada, quiero dejar súper claro que aquí no juzgamos a nadie por interesarse en el físico; a mi parecer, es una parte muy importante de una misma, ya que es la manera visual en la que te presentas al mundo y escoges vivir tu vida. La otra cara de esa moneda es que, así como es muy válido preocuparse por el exterior, también es igual de válido que cada quien tenga su definición personal de belleza; lo que a mí me parece hermoso, tal vez a alguien más no, ¡y está perfecto!

No es vanidad el procurar la imagen que está en el espejo, es auto-cuidado, auto-respeto y auto-valoración. Sin embargo, es importantísimo que tu interior reciba la misma atención que tu exterior: es el secreto a ser una mujer verdaderamente atractiva. Puedes ser una mujer altísima, preciosa, con el mejor cutis y un pelazo, pero si no le das prioridad a tu mente y alma, es imposible que brilles. Tu mentalidad, tu nobleza, tu energía, tu espíritu y tu carácter son el conjunto de componentes que determinarán el impacto que tengas en el mundo y, por ende, en la gente. Creo que a veces se nos olvida que los seres humanos estamos conectados por energía; creo que a veces creemos que lo que vemos físicamente es más real que lo que sentimos y percibimos, pero eso no podría estar más alejado de la verdad. La atracción es una FUERZA eléctrica, ¿por qué estaría más relacionada con el físico que con la energía que alguien irradia?

Dicho todo esto, quiero compartirte mis tres claves para ser una mujer verdaderamente atractiva. En primera, corta con la idea de que lo físico es banal; tienes todo el derecho del mundo de verte como quieres, asignar tiempo de tu día a un ritual de belleza e invertir en productos que te hagan ver y sentir radiante. Por otro lado, ponte como prioridad el nutrir tu mente: desafíate intelectualmente, interésate en leer más, ten apertura a distintas opiniones y cuestiónalo todo. No se trata de impresionar a nadie con tu inteligencia, sino de querer explotar todo tu potencial (que seguro es mucho más del que crees). Por último, procura reconectar con tu alma todos los días: sí importa lo que quieres, lo que necesitas, lo que sueñas y lo que disfrutas; sí importa tu compasión, tu motivación, tu empatía y tu nobleza; importa porque no puedes dar lo que no tienes, y no puedes recibir lo que no sabes reconocer. Un balance entre cuerpo, mente y alma… ese es el secreto de la atracción.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print