7ed96926971891ab658d45cd696bf20c

CÓMO SOBREPASAR LAS ETAPAS MÁS DIFÍCILES (PT. 1)

Absolutamente todos hemos tenido momentos difíciles en la vida, ya sea porque las cosas no están saliendo como queremos, porque no nos sentimos nuestra mejor versión, porque parece que han pasado más cosas negativas que positivas… Todos pueden tener su propia definición de un mal momento, pero creo que los efectos de esa racha son bastante similares para la mayoría: nos sentimos derrotados, desmotivados, resentidos, confundidos. Es imposible tener el control de todo, por lo que no siempre puedes evitar que haya días obscuros, pero lo que SÍ puedes hacer es escoger cómo reaccionar ante la adversidad y hacer todo lo que está en tu poder para sobrellevar este mal rato sin hundirte. Hoy, quiero recomendarte tres de las seis cosas que yo siempre hago cuando sé que necesito un poco más de luz y balance en mi vida.


ALÉJATE DEL RUIDO DE AFUERA

Para algunos, esto significa, literalmente, alejarse e irse a la montaña por unos días para no tener que lidiar con la locura de la ciudad; para otros, esto significa dejar las redes sociales y los noticieros un ratito para darle un respiro a la mente de todo lo que sucede en el mundo. Sea cual sea la forma en la que te alejes, procura hacerlo con la intención de despejarte y renovar tu energía, nunca con la idea de huir de tus problemas.


RECONECTA CON LA NATURALEZA

Muchos de nosotros estamos tan acostumbrados a la vida ajetreada de ciudad que se nos puede olvidar que somos seres de la tierra, almas de la naturaleza. Cuando la vida cotidiana se vuelva un poco más pesada de lo habitual, no hay nada como salir a respirar aire fresco, ver verde por horas y meter los pies a la tierra; no hay nada como regresar a nuestras raíces para recargar fuerzas.


INTENTA MEDITAR

Es importantísimo estar con uno mismo y atender las necesidades del alma cuando la vida se pone difícil. Para mí, la mejor manera de hacer eso es meditando por las mañanas. Te recomiendo empezar con 5 minutos nada más y, poco a poco, ir subiendo el tiempo. El objetivo es intentar poner en silencio tu cabeza… callar tus pensamientos para que sea el espíritu el que tome las riendas por un momento; si algo no lo sabe solucionar la mente, tal vez el alma sí.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print