no-sera-el-primer-encuentro

¿Crees que eres asertiva? (Pt. 1)

Si algo es inevitable para todos es que, a lo largo de la vida, debemos convivir con diferentes tipos de personas; hay con quienes hacemos click sin ningún problema y hay con quienes, inevitablemente, chocamos. En lo personal, tengo que tratar con muchísimas personas en el día a día, por lo que he aprendido que es súper importante reconocer cómo es la comunicación que se da por ambas partes, ya que esa será la base de la relación que formemos. La asertividad hace que, justamente, nos podamos relacionar de la mejor manera posible, siempre con nuestros valores enfrente. Yo lo pienso así: si quieres que tus hijos crezcan con la habilidad de construir relaciones sanas, tienes que demostrarles cómo; ellos siempre están escuchando y observando… sé un ejemplo para ellos.

Saber identificar cómo se expresan las personas con las que te rodeas te ayuda a descubrir con quiénes funcionas mejor, a qué tipo de personas quieres como representantes de tus valores y de quiénes quieres adoptar hábitos. Y lo mismo pasa de ti hacia el mundo: muchas veces, sin darte cuenta, eres vocera de aquellos que te aman y te admiran: tus hijos, tus colegas, tus amigos… todos se llevan un pedazo de quien eres y lo adaptan a sus propias vidas. Cuando entiendes la importancia de tu voz y de lo que transmites, entiendes la importancia de dar un buen mensaje, no solo en contenido, sino también en forma.

Si eres una mujer pasiva que, constantemente, actúa como si sus deseos, opiniones y necesidades fueran menos importantes que los de los demás, mucha gente va a tomar la oportunidad de ponerse enfrente de ti. Por otro lado, si eres alguien que siempre está a la defensiva y emite una frecuencia agresiva, te va a ser imposible construir relaciones profundas y significativas, ya que no permites que la gente se sienta en confianza de acercarse. En cambio, si concentras tu energía en ser una persona más ASERTIVA (saber expresar lo que piensas sin atentar contra los demás), verás cómo, de un segundo para otro, todas tus relaciones tóxicas quedarán en el pasado y comenzarás a atraer a tu gente: a esa que no se intimida por tus logros ni se aprovecha de tus caídas; esa que no le da miedo defender lo que piensa ni aceptar sus errores; esa que no necesita gritar para ser escuchada ni hacerse menos para caber en un molde. Atraes lo que proyectas y lo que crees merecer… procura ser lo más asertiva posible con eso.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print