Lo que tienes que visitar en Ginebra, Suiza

Puede que no sea el primer lugar en el que pienses para una escapada de la ciudad, pero Ginebra está llena de lugares fantásticos que tienes que visitar sí o sí por lo menos una vez en la vida. Es la segunda ciudad más grande de Suiza, la más cosmopolita y es uno de los lugares más bellos de Europa. Además, es la base de muchas organizaciones internacionales con restaurantes increíbles y vistas espectaculares. Es extremadamente limpio, eficiente, seguro y lleno de historia lo que lo hace un lugar súper interesante para una escapada de un par de días. Si no tienes ni idea de por dónde empezar te dejo algunos lugares que a mi me encantaron y que podrías visitar en tu viaje a esta ciudad.

CERN:

La Organización Europea para la Investigación Nuclear también conocida como CERN es un must definitivo, se encuentra a las afueras de Ginebra y es una organización de investigación europea que opera el laboratorio de física de partículas más grande del mundo. Sé que puede sonar complicado pero la realidad es que no tienes que ser físico para disfrutar de esta visita y te juro vale totalmente la pena. Aquí puedes visitar el Microcosmos y el Laboratorio CERN que cuentan con visitas guiadas que te explican todo a la perfección. Además, la estructura del edificio es todo un viaje, si eres fanático de la arquitectura como yo ¡te va a encantar!

Place du Bourg-de-Four:

La Place du Bourg-de-Four es conocida como el lugar más antiguo de Ginebra. En su mejor momento, probablemente fue utilizado como un mercado y se encontraba fuera de las murallas principales de la ciudad. Hoy en día, es un lugar súper agradable para sentarse con un café o visitar las boutiques que se encuentran dispersas, puedes encontrar cosas únicas y fascinantes.

Jet d’Eau:

Es difícil perderse el Jet d’Eau ya que dispara agua desde el lago de Ginebra y es una de las fuentes más altas del mundo. Dispara 500 litros de agua a 140 metros en el aire cada segundo, es impresionante. Es el símbolo extravagante de la ciudad por definición así que más vale que no te lo pierdas, ya sea por casualidad o por elección. Aparentemente tiene sus orígenes como una forma de liberar el exceso de presión de una planta hidráulica cercana y ahora es el símbolo inconfundible de la ciudad.

Salève:

Aunque tienes que cruzar la frontera hacia Francia aquí puedes disfrutar una de las mejores vistas de Europa. Hay un teleférico que sube a la cima de Salève o bien hay muchísimos senderos si te gusta la aventura.

Palais des Nations – Place des Nations:

Ginebra es el hogar de muchas organizaciones internacionales que dan forma al mundo en que vivimos. El Palacio de las Naciones está abierto al público y aquí aprenderás sobre la historia de las Naciones Unidas, el edificio no es particularmente fascinante, pero la historia detrás de este edificio hace del lugar una visita obligada.El mejor lugar para comenzar a explorar el distrito internacional de la ciudad es Place Des Nations, una plaza abierta maravillosa justo enfrente de las puertas del edificio de la ONU.

Place Du Marche:

Este lugar es una delicia para explorar, te lo juro. Es un suburbio establecido por el Rey de Cerdeña como rival comercial de Ginebra en la década de 1750 y como refugio para católicos, judíos y desencantados pero ha conservado un carácter distintivo. Tiene una arquitectura mediterránea hermoso, calles tranquilas llenas de tiendas de artesanías y lugares deliciosos y acogedores para comer.

St. Pierre Cathedral:

En el centro del casco antiguo está la Catedral de San Pedro que tiene más de 850 años. Es un edificio lleno de historia. Tienes que subir a las dos torres de la iglesia para disfrutar de espectaculares vistas de la ciudad.

Parc des Bastions:

Es uno de los lugares más lindos y relajantes del planeta, te juro es una experiencia súper enriquecedora. Es la antigua casa de los jardines botánicos de Ginebra y conserva su encanto. Su paseo marítimo es un lugar relajante para pasear y escapar del calor del verano. Hay esculturas dedicadas a algunas caras famosas a lo largo del parque y también está el Monumento Internacional de la Reforma.

 Lake Geneva:

El lago de Ginebra, o Lac Léman, como se le conoce legítimamente, es uno de los lagos más grandes de Europa occidental y un pequeño fragmento divide a Ginebra. En esta época el agua es bastante fría por lo que no había personas en el agua pero la vista es totalmente espectacular.

Restaurantes:

Ginebra está lleno de restaurantes y lugares increíbles para desayunar, comer, cenar y pasar el rato. Al ser la sede de tantas organizaciones internacionales hay comida de todas partes del mundo y es DELICIOSA. Para desayunar te recomiendo la terraza del Four Seasons o del Hotel Kempinski.

Para comer te recomiendo Inda-Bar, está cerca del lago y es cocina estilo hindú bien preparada e innovadora, tienen fantásticos platos no tradicionales con los ingredientes más frescos. ¡Una delicia!

Para cenar ALMA es un must, probablemente uno de los mejores restaurantes en Ginebra. Es pequeño, con un ambiente local maravillosa y la comida peruana más top.

Para salir de noche y pasar una noche de lo más agusto tienes que visitar The Leopard Bar, fue votado como uno de los mejores bares de Suiza y está situado justo enfrente del lago de Ginebra. Es un excelente ejemplo de lujo discreto con un ambiente acogedor y divertido.  Hay música en vivo y es perfecto para una noche divertida.

La vida pasa tan rápido que tienes que aprovechar el tiempo de la mejor manera, siempre he creído que una de las mejores inversiones que puedes hacer es viajar, que tus ojos se maravillen de lo que ves, SIEMPRE #VeloComoInversión. Hoy te deseo viajes y nuevos recuerdos, te deseo unas ganas inmensas de vivir.