IMG_6289

El amor propio del día a día como rutina

Muchas veces nos despertamos y empezamos nuestro día en automático, sin seguir una rutina. Un día meditas, al otro no y al final no eres constante y te pierdes a ti mismo, ¿me ha pasado? ¡Muchas veces! Tengo que confesar que encontrar mi rutina donde tuviera tiempo para mí misma era básico. Dedicarme 15 minutos al día de meditación, fue difícil. ¿Una hora de ejercicio? Súper difícil. Pero te prometo, ¡una vez que pones en acción esos pequeños cambios no los vas a soltar por nada del mundo! 

Hoy te quiero compartir un poco de mi rutina, esos pequeños pasos que he ido agregando a mi vida y que me han cambiado por completo y probablemente a ti también te sirvan, de verdad que es fantástico. 

Primero, cuando me despierto respiro hondo y doy gracias por TODO, por ver a mis hijos, darles un beso, un día más. Encuentro en las mañanas ese momento tan sanador de observar y sentirme bendecida. Después, me levanto y me tomo dos vasos de agua, uno caliente con medio limón exprimido como si fuera un té y el otro con 3 tapitas de vinagre de manzana orgánico. 5 minutos después, pongo a calentar tantita agua en un recipiente de cerámica parecida a la lámpara de Aladino, le pongo una cucharada de mantequilla Ghee, una pizca de sal de grano y lo revuelvo. Ya que está tibia, dejo que esta agua corra por uno de los orificios de mi nariz y salga. Esta pequeña rutina de limpieza la aprendí de la India y me ayuda mucho. Me da mucha paz saber que puedo respirar bien.

Uso un cepillo de cerdas naturales para el cuerpo,  lo uso de los pies a la cabeza para quitar todos los residuos de la noche, me pongo un aceite y me visto para hacer ejercicio. Hago por lo menos una hora diaria de ejercicio. 

Después hago mi batido de proteína con todas mis vitaminas básicas y tomo mucha agua durante el día. 

Ensalada, sopa, carne, para la comida. Por lo general no ceno, si me da hambre como algo ligero.

Medito por lo menos 15 minutos al día. Algo que siempre hago es escribir. Escribo mucho durante el día mis objetivos, lo que quiero hacer, metas, nuevas ideas, proyectos, escribo cosas como a donde más quiero llevar mi carrera, todo lo que me venga a mi cabeza lo escribo, es algo constante que me encanta. Hago un par de zooms, voy a juntas, hablo con amigas, amigos y termino agotada. Lo importante es no dejarte atrás y siempre estar consciente de cuidar tu cuerpo y lo que hay en tu mente, sacarlo, meditarlo y ser constantes.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print