WhatsApp Image 2020-12-22 at 10.31.16

El desglose de una relación sana

No es secreto que toda relación tiene dualidad: donde hay risa, también hay discusión; donde hay comprensión, también hay diferencia de opiniones; donde hay simplicidad, también hay complejidad. No existe la relación perfecta por el simple hecho de que está constituida por dos personas independientes, diferentes e imperfectas. La excelente noticia es que nadie dijo que se necesita perfección para hacer que algo funcione, lo único que se necesita es amor, respeto, dedicación y uno que otro tip.

No soy coach de parejas ni nada por el estilo, pero después de un divorcio y varia relaciones fallidas, he hecho mi propio esquema de qué sí funciona y me he dedicado a aplicarlo en la relación que, hoy por hoy, es la más exitosa en mi vida. Entendí que hay muchos factores importantes que yo antes no tomaba en cuenta y, al darme cuenta y cambiar mi fórmula, he logrado tener lo más cercano a lo que siempre busqué. Hoy, quiero desglosarte los diez puntos clave que, a mi parecer, construyen y mantienen una relación sana. Si algo empata con tu alma y te sirve, tómalo; lo demás, déjalo… solo se trata de compartir y aprender de lo que pueda ser útil:

  • La relación no es unilateral; se necesita reciprocidad entre ambas partes para lograr que funcione.
  • Los valores y límites personales de cada uno son respetados; la esencia individual no tienen por qué ser alterada para caber en los parámetros del otro.
  • Los sentimientos son compartidos, respetados y validados, aun cuando no se esté de acuerdo con la posición del otro.
  • Existe una comunicación abierta y transparente donde ambas partes son escuchadas con empatía.
  • Ambas partes se sienten seguras dentro de la relación; seguras de expresarse, seguras de actuar y seguras de, simplemente, estar presentes.
  • Se entiende que la felicidad de uno no puede depender del otro; la felicidad empieza, se desarrolla y sale de uno mismo para, después, poder ser compartida.
  • Importa valorar y honrar que existe la necesidad de tener espacio personal, autonomía y privacidad; esto jamás se traduce como ser desentendido y reservado, sino como ser un alma libre e independiente que decide cómo compartirse con alguien más.
  • Hay un entendimiento de que tu pareja no te completa (por el simple hecho de que no eres una mitad); eres totalmente suficiente, pero debes creértelo estando sola primero para, después, saberlo cuando estás acompañada.
  • Ambas partes tiene derecho a equivocarse, pero también tienen la responsabilidad de mejorar; mientras una crece y aprende de sus errores, la otra comprende con el corazón abierto.
  • Hay disposición por ambas partes a compartir y discutir sentimientos difíciles; se está tan presente para lo bueno como para lo malo, para lo sencillo como para lo complejo.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print