My Little Black Book de París

París estaba, está y siempre estará de moda, todos lo saben y nadie lo pone en duda. Es incuestionablemente una de las ciudades más hermosas del mundo entero y sus calles, el aroma de la comida recién horneada, la elegante arquitectura, sus museos y monumentos la hacen una maravilla única.

Ya sea que ya hayas estado ahí antes y ya conozcas todas las atracciones turísticas o que sea tu primera vez en la Ciudad de las Luces y quieras visitar algunos lugares extraordinarios que no son tan populares, estos sitios son algunos de mis favoritos ya que te permiten conocer un lado diferente, auténtico y memorable de la ciudad.

Parc des Buttes-Chaumont:

Buttes-Chaumont es un parque se que encuentra en el distrito XIX de París y aunque la ciudad está llena de parques este es por mucho uno de los más hermosos. Primero porque te deja vivir un poco la vida del París no turístico, es un oasis amado por los locales. Además de que se respira una paz absoluta y a la vez te permite apreciar eso que hace de esta ciudad un lugar tan único. Ofrece excelentes vistas de la ciudad y tomar una larga caminata por la tarde es ¡top top!

Le Marais:

Este barrio es de lo más sofisticado, está ubicado en el distrito IV de París y recibe también el nombre de SoMa (South Marais). Está lleno de bares, boutiques, galerías y restaurantes deliciosos. Es uno de los distritos más antiguos de la capital francesa y era el antiguo barrio residencial de la nobleza parisina. En esta zona se encuentra el Centro Pompidou y la casa de Víctor Hugo. Es un barrio de muchos contrastes interesantes que siempre siempre tiene algo que ofrecer.

Los postres de Pierre Hermé:

Si te gustan los postres este lugar es un must, pertenece a Pierre Hermé, probablemente el pastelero más famoso del mundo, quien a lo largo de su carrera, ha redefinido el macaron, encabezando nuevas técnicas y creando combinaciones de sabores y aromas. Y bueno la verdad es que no hay nada más parisino que tomar una bebida caliente mientras comes un macaron sentada en una mesita con vista a la acera.

Marché Pyrénées:

Si estás en París un jueves o domingo, asegúrate de caminar por la Rue des Pyrénnées y visitar el Marché Pyrénées. Este mercado tradicional de alimentos, ubicado justo detrás del famoso cementerio Père Lachaise, ofrece desde frutas y verduras hasta queso y flores, el mercado lo tiene todo y es en donde los lugareños compran. También perfecto para organizar un hermoso picnic con lo que compres ahí, todos los alimentos son de la mejor calidad y de procedencia local.

Galeries Lafayette Haussmann:

Una histórica galería a la que no necesariamente tienes que ir para comprar. El lugar es HERMOSO y además puedes disfrutar de una de las mejores vistas de París desde la terraza de la azotea.

Parc de Belleville:

Una de las costumbres más locales de París es comprar tu pan y tu vino y comerlo en un picnic en alguno de los parques o sitios destinados para ello. Este parque es PERFECTO para ello ya que puedes admirar la Torre Eiffel desde lejos. El ambiente es de lo más agradable y lo hacen otro de esos lugares no tan concurridos por turistas que sorprenden en París.

Bibliothèque Sainte-Geneviève:

¡Esta biblioteca es tan hermosa que dudo que la gente pueda concentrarse en leer solamente! Es un edificio magnífico y los nombres de filósofos y eruditos están grabados en la fachada. En el interior, hileras de lámparas turquesas iluminan largas mesas y los libros del piso al techo. De la lista creo que este es el lugar menos turístico de todos pero te aseguro que vale la pena visitarlo.

Palais Garnier:

Este es una visita obligada sí o sí, quizás sea la ópera más famosa del mundo y una de las cosas más hermosas de París. Esta obra maestra es única e incomparable con cualquier parte del mundo y es definitivamente un final memorable para tu visita a la Ciudad de las Luces.

Manjik – Getty Images