Mi mejor regalo del Día de las Madres: Conocer al Papa Francisco.

Sus ojos repletos de bondad atravesaron los míos mientras yo me desvanecía y me llenaba de ese gran amor. Le pedí, y en el instante recibí, también volví a entender todo acerca de por qué era yo quien estaba ahí,  hablando con ÉL.

Después de mis deseos y suplicas por mis dos hijos/familia/amigos/socios/país, estaba yo frente a ÉL sin pedir nada para mi. Soy yo quien ahí estaba y no pensaba en mi. Las manos me temblaban y mis lágrimas no paraban de salir frente al SER MAS ILUMINADO                     en la Tierra. Entendí que entre mas das, más sentido tiene todo.

En realidad, nada tiene sentido si no DAS, pero no puedes dar lo que no tienes, así que hay que completarnos para dar, en vida.                   Perdonarme a mi misma primero, antes de intentar perdonar. Darme toda la paz, bondad y amor, antes de poderlo dar.

Gracias a la Fundación Scholas, tuve la oportunidad de conocerlo. Esta fundación internacional sin fines de lucro es impulsada por el Papa Francisco, trabaja en escuelas y comunidades educativas, tanto públicas como privadas, religiosas y laicas. Busca el compromiso de todos los  actores sociales implementando una cultura de encuentro por la Paz mediante la educación.

 

 

 

 

 

Uno de estos mágicos proyectos es “Pintando por los Jóvenes”,            mediante el cuál artistas plásticos de prestigio mundial cedieron algunas de sus obras a la Fundación, mismas que fueron subastadas para apoyar proyectos y educativos. Encuentro organizado bajo la consigna “Piensa lo que sientes y haces; siente lo que piensas y haces; haz lo que piensas y sientes”. Tiene como objetivo involucrar a la juventud con el Arte y su entorno; para vivir con una mirada poética y sensible.

Gracias a los hermanos SULAIMÁN, Héctor y Mauricio, por llevar la Fundación Scholas ocurrentes de la forma más impecable (como son ellos), elegantes y educados del alma. A ROMÁN Rodríguez por su gran visión e inteligencia y a MARTHITA SAENZ puks por ser    mi hermana de vida y llevarme de la mano siempre al bien. 

 

 

 

 

 


 

 

   

 

                                                 

Los adoro y para mi fue ésta, la mejor experiencia. No tengo más que amor y agradecimiento a los cuatro por dejarme estar y ser parte. ¡Los adoro, los admiro y respeto hasta el fin!.  El Papa Francisco (mi nuevo SER HUMANO favorito).