WhatsApp Image 2021-02-15 at 18.34.11

Mis tres secretos de éxito

El éxito puede venir en un millón de presentaciones distintas: tal vez, para ti, el éxito tenga nombre y apellido; para mí, coordenadas geográficas; para ella, una cédula profesional; para él, una medalla de oro… Sin embargo, he aprendido que, aunque la meta sea distinta para todos, el camino de los triunfantes suele tener similitudes. Hoy, quiero compartir contigo tres secretos que, sí o sí, te ayudarán a lograr tus objetivos tanto como a mí:

  1. Alcanza el éxito, no la persona que tiene una gran idea, sino la que no quita el dedo del renglón para lograrla. La perseverancia es la cualidad de los triunfadores porque es 4×1: implica paciencia con el tiempo, tolerancia hacia los obstáculos, dedicación al proceso y pasión por el resultado. El momento en el que te atrevas a ser perseverante, te darás cuenta de dos cosas: el esfuerzo y la constancia no necesitan de la buena suerte, y los deseos no necesitan de un genio mágico para cumplirse.

  2. El equilibrio entre tu vida personal y profesional es la clave para poder avanzar. Ojo: esto no siempre significa que debes darle 50% a cada área: si mañana quieres dedicarle 80% de tu día a tus amigas y 20% al libro que estás escribiendo, está más que perfecto; si el día siguiente te encierras en tu casa para escribir porque tu creatividad está desbordándose y decides no ver a nadie, también está genial. Este equilibrio no es una balanza perfectamente alineada, sino una sintonía entre mente clara y corazón tranquilo. Donde tú sientas que no te falta, ahí es donde está el equilibrio que te impulsará al éxito.

  3. Los hábitos saludables son tus mejores aliados. Por ejemplo, yo diario me siento y hago una lista de las cosas que quiero lograr en mi día. Esto me ayuda a plasmar mis ideas en físico, ordenar mis prioridades y hacer un compromiso conmigo de misma de dar seguimiento a las cosas que me importan. Otro hábito que me he hecho es el de no dejar las cosas que puedo hacer hoy para mañana; esto no solo me da la disciplina que se necesita para alcanzar mis metas, sino que también me quita el estrés que genera la procrastinación. El espacio entre el punto de inicio y la recta final está constituido por buenos hábitos; la única forma de avanzar es escoger pasar por ellos.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print