065e7ddf46151be7345f9aee9f5b57f2

Reglas de las relaciones (versión siglo XXI): parte 2

Hace dos artículos, te platiqué un poco sobre lo que opino de las “reglas” en las relaciones y lo retrógradas que son (si no lo has leído, ¡CORRE A HAZERLO!). Muchísimas mujeres que conozco, cuando empiezan a salir con alguien, tienden a fijarse demasiado en cómo se comportan, qué dicen, qué proyectan… en vez de, simplemente, ser tal y como son. Y, obvio, este patrón no es coincidencia; esto nace de que tenemos, como sociedad, pautas establecidas que “se deben seguir” si quieres ser alguien deseable y, después, ser una buena pareja. Hoy, quiero darte tres ejemplos de estas reglas sin sentido y compararlas con lo que YO creo que, en realidad, deberían ser en el Siglo XXI:


COMPÁRATE CON PAREJAS QUE LLEVAN MÁS TIEMPO JUNTAS

Por alguna razón, existe la idea de que si una pareja lleva mucho tiempo de relación, entonces lo están haciendo bien. Como que la gente tiende a pedir consejos a estas personas o a comparar su relación con la suya por el simple hecho de que llevan años… O sea, ¿nunca han visto a dos personas infelices que sigan juntas por costumbre, miedo, inseguridad… lo que sea? Creo que hay que empezar a hacernos la idea de que una pareja de un año puede ser mucho más feliz, sabia y saludable que una que lleva 20 años… El tiempo no lo dicta todo, solo recuerda eso.


HAZTE LA DIFÍCIL

Según yo, esta regla es de las MÁS comunes. Típico que si empiezas a salir con alguien, la gente te dice que no estés demasiado disponible y te hagas la difícil para interesarle más. No sé tú, pero a mí siempre se me hará mucho más interesante y atractiva una persona que está presente, es atenta y muestra sus verdaderos colores. ¿Por qué actuar desinteresada si SÍ estás interesada? Si ser tú misma no le es suficiente a la otra persona, entonces déjame decirte que te estás ahorrando una gran pérdida de tiempo desde el principio… ¿Qué mejor?


EL COMPROMISO LO ES TODO

Para muchos, la clave del éxito en una relación es que, pase lo que pase, el compromiso a quedarse juntos siempre sea más fuerte. A ver… entiendo la base de este pensamiento y estoy súper de acuerdo en que el compromiso es un factor esencial, pero PARA NADA lo es todo. Antes de ser la mitad de una relación, eres una persona ENTERA. Si tu relación llegó a un punto donde ya no se están cumpliendo tus necesidades, entonces creo que estás en todo tu derecho de dejar ir y seguir adelante. El compromiso entre pareja debe ser una fuerza de amor, no una fuerza de obligación.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print