0594b702a8787ce354608d42208c5a37

Desconectarse es un MUST

Últimamente, he pensado bastante en cómo desconectarse un rato de la realidad es SÚPER necesario y no debería sentirse como que estás gastando tiempo o procrastinando. Sí, es verdad que el mundo es competitivo y no espera a absolutamente nadie, pero si nunca desaceleras por querer seguirle el paso al mundo, va a llegar un punto en que te caigas del cansancio. Es de suma importancia que empecemos a normalizar el llevar las cosas a nuestro propio ritmo y que aprendamos a reconocer cuando la mente, el alma y el cuerpo necesitan un respiro. Una cosa es que no paremos nuestra creatividad, nuestro ingenio y nuestra vivacidad (porque eso es lo que nos da el poder de destacar en el mundo), pero otra cosa es que nunca frenemos nuestras actividades del día a día y agotemos toda nuestra energía siguiendo una agenda caótica 24/7. Si quieres que tu mente esté al 100% para crear y hacer cosas grandiosas, debes aprender a desenchufarte. Dicho esto, hoy quiero compartir contigo las tres cosas que yo siempre hago para darme un break y recargar las pilas.


MEDITAR

Puede sonar contradictorio, pero conectar con tu ser más profundo, con tu silencio y con tu paz es una de las mejores maneras para desconectarte de todo lo demás. Algo que amo de la meditación es que no debes ser una experta y saberte todos los mantras que existen, todo lo que necesitas es un lugar callado y aislado, y las ganas de querer concentrarte en ti misma. Si te interesa mejorar esta práctica, hay mil cursos allá afuera que seguro te ayudarán, y si no, entonces solo disfruta que estás tomándote un momento del día para estar CONTIGO, sea como sea.


LITERAL, DESCONECTARTE

Segunda manera de darle un respiro a tu mente: desconéctate de todo lo electrónico. Despégate del celular, la computadora, la televisión, el iPad… Si puedes hacerlo una hora, está perfecto; si puedes una semana, qué ideal. Así como tu trabajo necesita que estés al pendiente de tu correo, tu alma necesita que estés cerca de la tierra, de lo verde, de los buenos libros, de las amistades y de toda experiencia que te haga sentir más humana.


EJERCICIO

Sé que hay muchas personas que están peleadas con el ejercicio, y si eres una de ellas, solo déjame decirte una cosa: cuando te das cuenta que el ejercicio no es solo para bajar de peso, sino también para explorar, cuidar, retar y disfrutar las capacidades de tu cuerpo, se vuelve una práctica súper íntima y trascendental. Cuando te creas este hábito con la intención de pasar tiempo contigo misma, desconectarte del caos y procurar tu salud, se vuelve mil veces más fácil seguirlo y, eventualmente, amarlo.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print