80c8834109197738f0262ccd8229ea4a

La monumental importancia de agradecer

¿Sabes de qué me he dado cuenta? Las personas tenemos la tendencia a acostumbrarnos a todo; te juro que si pasara lo más mágico que se te ocurra (un cielo repleto de estrellas fugaces, escuchar los pensamientos, poder volar… lo que sea) pero se hiciera algo de todos los días, en poco tiempo dejaríamos de verlo como algo mágico y ni siquiera lo pensaríamos más. Y no creo que sea cuestión de que somos malagradecidos o algo por el estilo, sino que estamos TAN llenos de estímulos en la vida que olvidamos prestarle atención a las cosas “pequeñas” y “normales” que ya conocemos, aunque, en realidad, sean estas cosas las que hacen de la vida algo tan espectacular. Hoy, te invito a agradecer las cinco cosas de las que yo siempre procuro estar consciente:


Agradece que RESPIRAS, no solo porque es lo que te mantiene con vida, sino también porque es lo que nos enseña qué tan relajado o estresado está el cuerpo, y puedes manipularlo para nivelar tu energía y reenfocar tu mente.

Agradece a la NATURALEZA, porque conectar con ella nos da un sentido de paz y felicidad que es inigualable. Somos parte de la naturaleza, no dueños de ella, y pienso que es importantísimo agradecer ser miembros de algo tan majestuoso.

Agradece el PASADO que has tenido, porque es lo que te ha llevado a ser la persona que eres hoy en día. Claro que cometiste errores de los que te arrepientes, pero son esos mismos los que te han enseñado a ser una mejor versión de ti.

Agradece que AMAS, ya sea a tus amigos, a tus hijos, a tus padres, a TI MISMO… Poder amar y ser amado de regreso es el regalo más grande que la vida nos ha dado como seres humanos; no hay que tomarlo por sentado, al contrario, hay que explotarlo.

Agradece que tienes tu CUERPO, porque, aunque se nos ha enseñado que es de lo más fácil criticarlo y odiarlo, en realidad es la maquinaria más cercana a lo perfecto que existe; es el vehículo por el que atravesamos la vida y es momento de que lo reconozcas, lo agradezcas y lo ames.


El momento en el que te das cuenta de que tener VIDA es, por sí solo, el hecho más increíble que hay, todo lo demás se pone en perspectiva. Cuando comienzas a reconocer y AGRADECER las cosas mágicas que la vida te ofrece, todo lo demás cae en su lugar sin esfuerzo. Así como te has creado el hábito de tener una rutina de comida, de auto-cuidado, de trabajo… crea el hábito de agradecer, y sé testigo de cómo todo a tu alrededor se vuelve más ligero y mágico. ¡DE MÍ TE ACUERDAS!

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print