8f42d34b46a849ff63b6b6bff6034833

Repite conmigo: tu inseguridad no te define

Qué difícil es sentirnos bien con nosotras mismas a veces… y me refiero a una falta de satisfacción en todo: cómo nos vemos, lo que decimos, nuestro desempeño… Yo creo que la mayoría de mujeres que conozco se han obsesionado, en algún punto u otro, con los detalles más mínimos de su persona. Pero, si lo piensas, vivimos en un mundo donde siempre se nos ha enseñado que debemos tratar de alcanzar estándares de perfección irreales, donde todo es competencia para ver quién es MÁS… entonces creo que no debería sorprendernos que un común denominador entre mujeres sea tener momentos de frustración donde queremos tenerlo TODO bajo control. Si me preguntas a mí, yo digo que es hora de cortar con eso; es hora de dejar de fijarnos en todos nuestros defectos y traumarnos con ser perfectas. Así es que, la próxima vez que te des cuenta que estás atascada en este círculo vicioso, quiero que pienses en dos cosas: los halagos que te han dicho a lo largo de tu vida y las expectativas que tienes de ti en esa situación.

Cuando alguien nos dice algo positivo, siento que es súper común que nos sintamos bien en el momento y, luego, sigamos con nuestra vida como si nada; en cambio, cuando alguien nos critica, es impresionante lo mucho que lo asimilamos como una parte de nuestro ser y cuánto lo recordamos. Dicho esto, la próxima vez que te sientas insegura, en vez de que acudas al repertorio de críticas que tienes guardado en tu cerebro, quiero que encuentres el de los millones de halagos que te han dado en tu vida, lo desempolves y revises qué cualidades la gente ha notado en ti una y otra vez. Si te han dicho que eres muy chistosa, ocurrente, atractiva, responsable, inteligente o lo que sea… ¡es buen momento para creértelo! La gente no tiene por qué inventarte todo eso y, además, no es casualidad que distintas personas te lo han dicho en distintas ocasiones. Cuando recuerdas las cosas tan padres que los demás han visto en ti a lo largo de tu vida, es mucho más fácil darte cuenta de que este momento de bajón por el que estás pasando es simplemente eso, un mal momento que PARA NADA define quién eres.

Por otro lado, cuando te sientes mal contigo misma, te PIDO que te fijes mucho en las expectativas que te estás poniendo a comparación de las que, normalmente, le pones al resto del mundo. Me encanta que pienses que TODO lo puedes (porque es la verdad), pero si vas a pensar eso, también debes tener la mentalidad de que regarla es parte del proceso, y que no tener todo bajo control es normal. Si no juzgarías a alguien más por hacer las cosas a su tiempo ni los criticarías a muerte por no ser perfectos en equis situación, ¿por qué lo haces contigo misma? Cuando la inseguridad te inunde, pon pausa por un minuto y evalúa si, tal vez, estás siendo demasiado dura contigo misma; te puedo asegurar que, la mayoría de las veces, este es el caso.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print