e95c3854092fa5412024e60b1fc6e3f5

TIPS DE LAS MEJORES MAMÁS QUE CONOZCO: FASE 1 (0-12 MESES)

Sabemos que no existe instructivo para ser una buena mamá primeriza, ni siquiera hay parámetros fijos de qué SIGNIFICA ser una buena mamá primeriza, entonces eso nos deja con que todo lo que hagamos se debe basar en prueba y error. Créeme cuando te digo que la vida se vuelve mucho más ligera cuando te permites equivocarte, cuando entiendes que tu esfuerzo es todo lo que puedes dar y que tus hijos no necesitan una mamá perfecta, sino una feliz. Sin embargo, también se trata de intentar que estos errores sean los menos posibles (obvio), por lo que quiero compartir contigo algunos tips de las mamás más fregonas que conozco.


QUÉ ONDA CON LA LACTANCIA

La lactancia es todo un rollo: en definitiva, es algo muy hermoso que crea un lazo único entre tu bebé y tú, pero también puede ser muy complicado. En cuanto a esto, tengo dos recomendaciones para ti: 1. recuerda que cada mamá y cada bebé es diferente, entonces no sientas presión de seguir los pasos exactos de alguien más, mejor platica con tu doctor y encuentra lo que A TI te funcione; 2. El estrés puede dificultar mucho la salida de leche y hacer que se vuelva algo bastante doloroso y frustrante, entonces investiga algunas técnicas de relajación para aplicarlas cuando des pecho y procura tener un ambiente delicioso y calmado.


CONECTA LO MÁS QUE PUEDAS

Un consejo hermoso que me dieron cuando fui mamá por primera vez fue abrazar muchísimo a mi bebé. Puede ser que los bebés no estén muy conscientes de lo que pasa en esta etapa, pero definitivamente sí escuchan y sienten, además de que la mente y el cuerpo humano son inteligentes desde que nacemos, y saben reconocer el amor que los ayuda a desarrollarse. Procura que tu bebé te escuche un montón: cuéntale de tu día, cántale, ponle tu música favorita… Estas conversaciones del alma, además de ser liberadoras para las mamás, también fomentan una buena relación entre tú y tu bebé desde el segundo uno, en vez de empezar a formar la relación hasta que empiece a hablar.


EL DILEMA DE DEJARLOS LLORAR

Aquí te daré mi postura personal… Yo no creo en el tema de “hay que dejarlos llorar”; yo nunca dejé llorando a mis hijos cuando eran bebés porque, la verdad, siempre los estaba abrazando y siempre quise tener el mayor contacto con ellos. La cosa es que, hoy por hoy, te juro que no lloran por berrinches ni tienen frustraciones que no puedan arreglar ellos mismos. Quiero dejar claro que esto es diferente cuando tienen que aprender a autorregularse a la hora de dormir, porque el punto no es crearles una codependencia entre tu atención y el poder dormir; sin embargo, para todo lo demás, yo sí soy de la idea de que hay que estar ahí.

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on print